dissabte, de juliol 29, 2006

CASO HIPOTÉTICO

¿Qué pasaría si, tal día como hoy, me levantara con ganas de escribir? Supongo que entonces escribiría más de lo que voy a hacerlo ahora. Porque hoy servidor se levantó con ganas de ir a correr, cosa que ya ha hecho.

Tenía ganas de probar la pista de tierra que hay en Bürgerpark-Nord, muy cerca de aquí, de dar unas cuantas vueltas y sudar un ratillo para quitarme la pereza y activarme un poco. Al lado de la pista hay un parquecillo de columpios no convencionales, que yo he supuesto sirven para completar el entrenamiento: barras paralelas a la altura de las caderas, como las del patio del colegio de mi EGB; troncos horizontales por debajo de la rodilla, para saltarlos de un lado a otro con los pies juntos; más elevados, para caminar sobre ellos y practicar el equilibrio; vallas para saltar y alguna otra estructura más.

De eso ha sido ya hace unas horas. Ya estoy duchado, he ido a comprar al centro, he comido y tengo café en el cuerpo (menos de la mitad del que consumí ayer; tengo que controlarme que enseguida se me va la mano). Estoy listo, como quien dice, para seguir con la faena de ayer y pasar otra tarde leyendo a Altman.

1 comentari:

Bea ha dit...

¡Gimnasio al aire libre!!

-aaachuuuushhh!- Jo, que envidia poder salir ha hacer algo.

¡Qué tiempos los de las barras paralelas!