dijous, de maig 01, 2008

ABYECTA 08

Es tiempo ya de explicar cómo nos fue el fin de semana en el festival Proyecta del CEU. La impresión general, no importa los años que pasen desde la última vez que uno asistiera a un atracón de cortos, es que un porcentaje muy elevado es basura. Casi dan ganas de presentar aquellos trabajos en los que he participado de los que no estoy orgulloso porque, como mínimo, están al mismo nivel. Por otra parte, la mínima porción restante tiene cada vez mayor calidad. La lástima son los finales. Un mal endémico en el mundo de los cortometrajes es que pocas veces uno sabe 1) dónde y qué cortar, o 2) cómo acabar. Es lo más difícil de abordar en un corto (no, yo tampoco lo sé, pero me doy cuenta).

Por supuesto, el jurado no premió los mejores cortos. El ganador, My Happy End (tiene tráiler), era muy bueno, pero era de animación y debía haber tenido su categoría correpondiente. Fuera quedó la impecable factura de Pralnia, enviado desde Varsovia, y del corto argentino Al sol en bici, ambos de final fallido o alargado. Mayor error fue no reconocer a Die Kirche im Dorf como corto más redondo. La historia de un cura que quiere conservar su iglesia resulta en principio nada atractiva, pero han conseguido no salirse de la sencillez de la idea, desarrollarla de forma interesante, concluirla de manera acertada y con un tratamiento de imagen que imita a la neblina del interior de una iglesia. Nos quedamos con ganas de haber llegado el segundo día unos minutos antes y haber visto entero La habitación contigua, que tenía muy buena pinta (aquí una muestra de lo que nos perdimos).

Hubo además videoclips, spots y videocreaciones, de los que se salvarían bien pocos. El jurado reconoció a una bazofia fundamentalista católica (era el lugar) que mientras uno no sabía de qué iba parecía que empezaba muy bien, pero pronto perdía el norte y se ponía a adoctrinar mensajes de paz y esperanza. No, gracias. Puede ser algo personal, pero no me gustan las palabras en pantalla más allá de los rótulos o los subtítulos. Cuando se sustituye una imagen de solidaridad por la palabra «solidaridad», hay alguien que no ha entendido nada del lenguaje audiovisual.

¿Y qué pasó con nuestro Vides pecuàries? Nada, que quedó segundo en la categoría de documental. En ex aequo. Mientras bajaba las escaleras con Pau y Revivalista pensaba: «Qué c******s, un ex aequo». Que quede claro: la decepción no viene por quedar segundos ni por compartir el premio. Decepcionante es que igualen Vides pecuàries a Memòries d'una marxa.

Memòries d'una marxa (sobre la Marcha Verde de 1975) contará con las mejores intenciones del mundo pero está mal realizado. Saltos de eje en las entrevistas, mujeres decapitadas por el encuadre, golpes atronadores al micro de corbata por parte de uno de los entrevistados en varias ocasiones, planos desequilibrados o directamente feos, fotografía deficitaria y, sobre todo, errores de estructura que hacen que 1) el espectador se pierda, 2) no sepa hasta pasado un buen rato de qué coño va el documental. Podemos aceptar perder contra Calle Real 70, de mejor factura global pero con otro tipo de carencias no menos importantes. Fue un golpe que nos igualaran con Memòries.

Calle Real 70, sobre Papá Humbertico, un joven músico de hip-hop cubano, es otra cosa. Con mucha apariencia de documental, falla en el enfoque y en la estructura. Lo que más me sorprendió de los documentales seleccionados fue que, durando lo mismo, casi media hora, la percepción del tiempo en cada uno de ellos fuera diferente. Después de ver Calle Real 70 pensé que le sobraban 15'... porque me pareció que duraba tres cuartos, sin recordar que 30 minutos era la duración máxima aceptada. Mi hermano y otro amigo se durmieron con Calle Real 70, lo que tiene mucho mérito, si uno lo piensa bien. No es fácil provocar el sueño en dos personas con un documental de sólo media hora proyectado a media mañana... el primer día del festival, poco tiempo después del descanso y tras un corto que nos llamó a todos la atención (Un juego de toallas). Tiene delito ser tan soporífero a esas horas. Sin embargo, es comprensible.

Calle Real 70 abusa de unos bustos parlantes de los que apenas sabemos nada y que vienen a expresar el mismo mensaje, repetido una y otra vez: que Papá Humbertico es una buena persona, que les ha ayudado mucho a todos y que es un icono de la música cubana que no agrada al régimen. Sin embargo, contando como contaban con un músico y con las vistas de las calles y paisajes de Cuba, ni el uno cantando ni los otros como planos de transición se prodigan demasiado. Por no decir que no aparecen. Es cierto que incluyen la actuación de un cantante con público al principio, pero como se encuentra tan al principio que todavía no conocemos a Humbertico, el espectador no puede asegurar que fuera él (si es que recuerda esa escena).

Vamos, que Vides pecuàries era la mejor opción. Por otra parte, después del disgusto, hemos llegado a aceptar que ser seleccionado y proyectado en sala de cine, en un territorio hostil, supuso ya una victoria, y que no podíamos esperar más (nuestra universidad y la del CEU son competidoras). También nos ha quedado claro que el documental fluye y provoca emociones positivas en el público.

La vida festivalera de Vides pecuàries ha empezado, y desde aquí iré informando de los siguientes pasos.

9 comentaris:

álex ha dit...

bien por vides pecuàries!!! con un poco de suerte, encontraréis algún festival que no esté tan influenciado como el ceu...

Y para cuando un link en el que podamos ver el documental por Internet???? yo ya lo quiero pasar a algunos amigos!!

besitos animosos!!!

Anònim ha dit...

Buenas, soy Héctor Maestro, uno de los realizadores de Memòries d'una Marxa. Respeto todas tus opiniones acerca del Proyecta, nuestro documental y el de Calle Real 70 e incluso comparto algunas (coincido totalmente en tu crítica a Calle Real 70). Sin embargo yo también tengo derecho a expresar mi opinión y es la siguiente: Vale que es una puta mierda compartir un premio y más si keda a repartir entre tantos porqué no nos llegó ni para recuperar gastos del viaje. Y vale que todos los fallos que comentas sobre nuestro docu existen. Ahora bien, no se puede juzgar de la misma manera un producto ke otro totalmente distinto. Queda claro que técnicamente vuestra obra es superior pero en el caso de la elección temática, el trabajo de investigación y el tratamiento de la información, vuestro Vidas Pecuarias se tambalea y no es ni mucho menos superior al nuestro, al contrario. Nosotros primamos el tema por encima de aspectos técnicos o estéticos, mientras vosotros optásteis por la segunda vía. En fin, ya veremos de aquí unos meses cual de los dos será el más premiado, huelga decir que apuesto por Memòries, jeje. Au, que vagi bé!

Senador Lombrith ha dit...

Hola Héctor. Por supuesto que tienes derecho a expresar tu opinión. Una de las razones por las que colgué este post (aparte de desahogarme y contar el festival a los amigos) era esperar que con el tiempo apareciera algún participante de Proyecta. Y mira por dónde ha sido uno de los realizadores de Memòries d'una marxa. Muchas gracias por iniciar esta conversación.

Dices que coincidimos sobre Calle Real 70 y reconoces que Vides pecuàries es superior técnicamente a vuestro documental. Me alegra que estemos de acuerdo en algo y, sobre todo, muchas gracias por tu opinión favorable.

Sin embargo, creo que tu postura de primar el tema por encima de la técnica está equivocada. Fondo y forma deben ir unidos y, en vuestro documental, la gramática emborrona el discurso y distrae de aquello que queréis contar. Nosotros NO optamos por la estética: buscamos la calidad. El director y el cámara tendrán cosas que decir al respecto, pero según lo vi yo, el fondo y la forma recibieron la misma importancia que merecen.

Por otra parte, una obra no puede medirse por sus intenciones, sino sobre el resultado final, que es lo que nos sobrevivirá a todos nosotros cuando ya no podamos explicar qué es lo que queríamos contar.

Dices también que Vides pecuàries se tambalea en los aspectos de fondo. A mí (por supuesto) no me lo parece. Me gustaría que detallaras, si puede ser, ese tambaleo. La mayor virtud de Vides pecuàries es conseguir que una historia, que ESTÁ OCURRIENDO EN EL PATIO TRASERO DE ESTA TIERRA Y QUE DESCONOCEMOS, nos entretenga, informe y emocione. Extraer, de un tema que en apariencia puede no ser relevante, tanto.

Otra cosa: sí se pueden juzgar dos documentales. Es lo que hizo el jurado del Proyecta. Es lo que pretendíais cuando lo presentasteis: que fuera juzgado.

Por último, creo de verdad que el problema mayor de base de Memòries d'una marxa es que contara con cuatro realizadores. Tendríais las mejores intenciones del mundo, pero muchas cabezas me parecen a mí. Lo digo porque es precisamente lo que nos ocurría en los trabajos en grupo en la universidad: mandábamos todos y nadie y, claro, salía lo que salía. Hasta Vides pecuàries no he trabajado con un solo realizador, que podrá haber tenido buenas o malas decisiones, pero al menos había en su cabeza UNA sola visión sobre la historia. Y eso es fundamental.

Os deseo muchísima suerte con vuestro documental.

Un saludo y hasta pronto.

el_revivalista ha dit...

Hola, soy Rubén el director de foto y operador de cámara del documental "Vides pecuàries". En primer lugar decirte que, al igual que que mi compañero, creo que compartir del premio (y sin que avisen previamente) es una mala jugada, pero en fin, es el CEU, así que ya sabemos a lo que atenernos.

Con lo que respecta a la crítica de Senador, creo que tiene razón en todo lo que comenta. Lo siento, pero "La marcha verde" no esta bien realizada, os guste admitirlo o no. Como todo mi grupo de amigos, cuando empezó la proyección creíamos que hablaría sobre un excursionista y no sobre un conflicto internacional.
Pero no voy a hablar sobre la realización. Sólo quiero comentar que el fondo y la forma no están nada reñidos, y si realmente crees esto es que, o bien no conoces el lenguaje cinematográfico (que por la decapitación entiendo que no), o bien no sabes cómo estructurar el discurso. Pienso, que como profesionales que somos, debemos conocer a la perfección cómo narrar y cómo presentar nuestras ideas de manera cinematográfica (o si lo prefieres audiovisual, me da igual). Justifcar la falta de calidad no hará que el documental esté mejor contado, todo lo contrario, reforzará el error cometido, además de demostrar que no lo habéis hecho bien.

Respecto a quien vivirá más, y cuál triunfará en más festivales me parece una estupidez. Me da igual si vuestro documental triunfa, bien por vosotros. Lo único que me sabrá mal es que unos "realizadores" utilicen un tema de sensibilización para fadar y competir; y esto es lo que demuestra tu frase final. Eso sí que es una lástima.

Esto es todo. Suerte y que vaya bien.

Saludos

Anònim ha dit...

Hoy he recordado el comentario que dejé en este blog y me preguntaba si me habríais contestado... y vaya que si lo habéis hecho.

Vamos a ver, vayamos por partes:

-En ningún momento he dicho que el fondo esté reñido con la forma, eso es una tontería, lo que afirmé fue qué en determinados trabajos prima un aspecto por encima del otro (sea de forma premeditada o no).

-Continúo pensando que el "Memòries", pese a ser una práctica universitaria, es un documental interesante y con más virtudes que las buenas intenciones.

-"Vidas Pecuarias" se tambalea porqué no cumple la mayoría de objetivos que mencionáis: no entretiene y desde luego NO EMOCIONA.

-Jamás dije que no se pudiera juzgar, si fuera así ¿para qué presentarse a un festival? Lo que creí dar a entender es que no se puede juzgar del mismo modo dos productos distintos. ¿Tan rara os parece mi opinión?

-Es terriblemente ofensiva vuestra continua alusión a la desgracia que fue el empatar con nosotros, pobres mortales. Creo que una cura de humildad no le vendría mal a más de uno. Si nada más empezar ya vais con esos humos, no creo que os comáis nada.

-Por desgracia, contamos con mucho menos tiempo del deseado para realizar el "Memòries", de ahí los fallos que tanto os gusta mencionar y que NUNCA HE NEGADO. De ahí a decir que no tengo ni puta idea de lenguaje cinematográfico... hace falta una gran dosis de arrogancia y prepotencia para afirmar tales cosas. Hace varios años que soy productor audiovisual y he participado en series, documentales y cortometrajes (con actores de la talla de Óscar Jaenada) así que no me digas que no tengo ni zorra de lenguaje cinematográfico porqué ya tengo los huevos pelados de currar en este mundillo.

-Mi última frase del primer comentario que envié a vuestro blog la escribí con intención de avivar un pique sano entre ambos, fue en tono desenfadado para quitar un poco de hierro al asunto. O eso creía yo porqué vuestro avispado director de fotografía descubrió mi mascarada y, basándose en una sola frase, llegó a la siguiente conclusión: Me aprovecho de temas de sensibilización para fardar. Mira tío, uno de los realizadores (se escribe sin estar entrecomillado señor revivalisto) está mucho más implicado en este conflicto de lo que lo estarás tú nunca en nada, te lo aseguro. Y por mi parte, nunca en toda mi vida he hecho nada con el objetivo de fardar, lo hago porqué me gusta y disfruto mucho haciéndolo, que te quede muy claro.

-Por último, agradezco al "senador lombrith" su tono respetuoso y animo al revivalista a que abandone ese tono beligerante y así yo pueda enterrar el hacha (que solo me gusta usarla con quien realmente se lo merece). O bien podemos empezar a kagarnos en nuestras putas madres y así descubrimos quién de los dos destaca más en el arte de insultar. Preferiría no tener que hacerlo.

Gracias por la atención, perdón por las molestias y suerte para todos, adéu!

mareta ha dit...

Des de la meua 'humil' posició i sense haver participat en "Vides pecuàries", diré que a mi aquest documental em va entretindre i em va emocionar, a part de semblar-me, una vegada més des de la meua humil (i objectiva, per contra del que algú puga pensar) posició, estar fet de puta mare (i perdó per la claretat de la frase!).

Potser no sóc una experta, no he estudiat comunicació audiovisual i mai he fet de realitzadora enlloc, però he vist moooltes pel·lícules, curts, documentals, etc, i sé quan un producte m'agrada i quan no.

I amb "Vides pecuàries", compre. Ja donaré la opinió de "Memòries d'una marxa" quan l'haja vista, que no és el cas.

I perdoneu l'intromissió en el vostre diàleg... només és una opinió.

Senador Lombrith ha dit...

Hola Mar! D’intromissió cap. Ets benvinguda sempre que vulgues passar-te’n. I moltes gràcies pels teus comentaris.

También te saludo a ti, Héctor. Muchas gracias por volver y por dedicar parte de tu tiempo a respondernos. Tu respuesta es extensa; voy a ver si soy capaz de hacer frente a toda. Y calmar un poco los ánimos, de paso.

Primero, las alusiones personales. Mi tono es el que debe corresponder a un anfitrión, que para eso soy el amo y señor de este blog (y de ningún sitio más), y mientras no me insulten, mis respuestas serán respetuosas. Cuando suceda lo otro, no responderé o borraré los comentarios, cosa que no ha ocurrido hasta ahora (pero casi).

Por supuesto, no me gusta nada lo que dices de Revivalista. Sobre todo porque él no ha desenterrado ningún hacha de guerra ni me parece que su tono sea “beligerante”. Tal vez es más sincero que yo. Suscribo sus palabras de que, os guste admitirlo o no, “Memòries” está mal realizado. Tal vez tenga más virtudes que las buenas intenciones, pero no muchas más, o necesite de una reformulación para que se aprecien mejor. No es sólo respecto a los planos, a pesar de que encuadrar sea gratis, sino que es la estructura misma la que se resiente. Empieza como un hombre al que le gusta el senderismo; se convierte en un documental sobre inmigrantes en Catalunya; y a la mitad uno se va enterando de que va sobre la Marcha Verde. No es sólo mi impresión, que no tiene nada de subjetiva: es compartida por el grupo que fuimos al festival.

Me gustaría que no interpretaras mis (nuestros) comentarios como una ofensa contra ti, pues no lo son. Al menos yo sé distinguir entre la obra y sus responsables. Y es la obra la que estoy criticando, de una forma constructiva me parece. Lo que estoy haciendo ahora con “Memòries” es exactamente lo mismo que hice en su día con “Vides pecuàries” (y es lo que más disfruté, por cierto): según el realizador/montador iba completando diferentes versiones del montaje, yo le indicaba los fallos o los aciertos que tenía, y él ya decidía si cambiarlos o no. Señalo los fallos de “Memòries” no para cebarme con el documental, sino para ayudaros a ver sus errores en caso de que queráis o podáis retocarlos. EN BENEFICIO DE LA OBRA, no en su perjuicio ni en el vuestro. Si comentarlos te parece indicativo de “arrogancia” y “prepotencia”, siento mucho que los malinterpretes así, porque de verdad que me molesta mucho ver cómo una obra que podría estar mejor se ve afectada en su globalidad por unos detalles que no cuesta mucho corregir o hacer bien desde el principio. Ya digo: encuadrar es gratis y no requiere mucho tiempo.

Por otra parte, no estamos aquí para ver quién ha trabajado más que quién, o quién está más implicado en el conflicto de Sáhara que quién. Eso sí es entrar en el ámbito de lo personal y, por lo tanto, irse del tema. Los conocimientos de lenguaje audiovisual no vienen determinados por el currículum más o menos extenso que uno tenga, sino que hay que demostrarlos. Y la deficiente realización de “Memòries” no es una prueba. Además, haber trabajado con Óscar Jaenada tampoco es ningún argumento para justificar conocimientos de lenguaje cinematográfico a no ser que haya sido profesor tuyo. Sólo significa que has tenido la suerte de trabajar con uno de los mejores actores jóvenes de este país.

Sobre el fondo y la forma, como puedes comprobar, has dado con unos fervientes defensores de la equivalencia entre ambas. Tal vez ahora afirmes que fondo y forma no deben reñirse (me alegro), pero reconocerás que tu comentario al respecto puede inducir a pensar lo contrario: “Nosotros primamos el tema por encima de aspectos técnicos o estéticos”.

Para acabar, está muy bien que defiendas de esa forma vuestro documental, como te honra que reconozcas sus fallos. El mensaje principal que quiero comunicar es que, a pesar de las virtudes temáticas y de documentación que pueda tener “Memòries”, éstas se ven lastradas por la realización. Estamos de acuerdo en que la forma no debe despreciarse, pero también debe cumplir con unos mínimos. Si consideras que con esas deficiencias “Memòries” es capaz de moverse por ahí, no tengo nada más que decir. Mucha suerte.

Y ahora, tras este intercambio de impresiones (no pretendía ser otra cosa), doy por cerrados los comentarios a este post antes de que ninguno de nosotros escriba cosas de las que se pueda arrepentir.

Un saludo a todo el mundo.

el_revivalista ha dit...

Hola Héctor
Antes de cerrar este tema, al menos por mi parte, me gustaría comentarte algunas cosas.

En primer lugar disculparme por si te he ofendido o he menospreciado tu trabajo. En ningún momento, y lo creo rotundamente, he(mos) querido infravalorarte profesionalmente. Si te he(mos) hecho sentir mal, de verdad, perdona porque no es mi (nuestra) intención. Lo siento.

En segundo lugar quería decirte que el tono de tu segundo comentario sí que, al menos a mi, me ha ofendido; tanto por el léxico que utilizas como por la forma en la que enfocas tu discurso, que, y esto es muy personal, me parece violento. Por ello me gustaría recalcar el último punto de tu post, y creo que sabrás a lo que me refiero.

En tercer lugar me gustaría decirte que esto es un foro y que no queremos imponer nuestra visión a nadie, así como "destruir" el trabajo de nuestros compañeros de profesión; que es lo que somos aquellos que nos dedicamos al mundo audiovisual.

Y por último, me gustaría disculparme de nuevo.

Por mi parte no quiero añadir nada más y doy por cerrado mis comentarios.

Mis más sinceras disculpas.

Espero que esta experiencia nos haga recapacitar a ambos.

Te deseo suerte con el documental, y esto lo digo sin malos rollos ni historias. Ánimo y que sigan las producciones.

EL REVIVALISTA

Anònim ha dit...

Hola, soy Héctor de nuevo. Como el post llegó a su fin os mando un último comentario.

Ya que habéis tenido el detalle de disculparos yo haré lo propio. Mil disculpas si en algún momento me he excedido en entusiasmo a la hora de defender mi documental (que no es solo mío)y os he ofendido de algún modo.

Admito que el tono que empleé la última vez fue más violento de lo que me hubiera gustado. No me sentó bien que se insinuara que no tenía ni idea de lenguaje cinematográfico por ello os cité algunos de los trabajos en los que he participado.

Está claro que trabajar con Jaenada no es sinónimo de conocimiento del lenguaje, únicamente quería que viéseis que no soy un recién llegado y que ya tengo cierta experiencia. En ningún momento he pretendido el fanfarroneo barato.

Está claro que "Memòries" es mejorable, muy mejorable y sin duda que tomamos buena nota de vuestras críticas constructivas. Hay fallos garrafales que por flata de tiempo no se han solucionado pero en cuanto podamos los arreglaremos.

Aún así no considero que la estructura sea uno de los aspectos a mejorar. El documental se estructura en 3 partes: la primera introduce a los personajes, la segunda ahonda en el conflicto y la tercera junta a los protagonistas. Las dudas que os generaron me sorprenden bastante ya que en ninguno de los visionados que nos han organizado absolutamente nadie (entendido o no) nos lo ha criticado (al contrario que el plano decapitador, donde la crítica es automática, jeje).

En fin, os pido disculpas una vez más por si en algún momento os he ofendido y os doy las gracias por todos los deseos bien intencionados que nos dirigís.

Yo también espero que tengáis toda la suerte del mundo en todo lo que hagáis. A ver si volvemos a coincidir en otra ocasión y os invito a unas cañejas para cerrar del todo este minúsculo conflicto.

En definitiva: ¡gracias, perdón y mucha suerte! Adéu!